A la fresca con… FLORENZ

 

Empezamos estas charlas “a la fresca” con Florence Bourgade. Una francesa afincada en España desde hace ya más de 15 años que lleva la creatividad en vena. Tras varios viajes a la India en 2012 decidió poner en marcha su marca Florenz, recuperando el cashmere como materia prima principal, apostando por un diseño minimalista y una producción sostenible, solo bajo pedido, donde prima la calidad. Tejido de lujo para prendas atemporales que perduren en el tiempo siguiendo la regla de consumir menos, pero mejor.

¿De dónde eres y dónde vives ahora?
Soy de Burdeos, pero estoy afincada en España desde hace 17 años y ahora vivo en un bonito pueblo de la Comunidad de Madrid, Miraflores de la Sierra.

¿Por qué decidiste irte a vivir a Miraflores de la Sierra?
Llevaba un tiempo queriendo vivir en una zona bonita, fresca y con bosques. Antes de mudarme y de venir a vivir aquí, iba de vez en cuando a hacer senderismo por la zona del Puerto de Canencia. Me parecía un lugar poético. Miraflores de la Sierra fue una oportunidad que aprovechamos en plena pandemia para alejarnos del estrés de la ciudad.

¿Qué cambios ha supuesto en tu vida el vivir en un pueblo?
Vivir en este entorno natural ha sido un cambio muy positivo. Mi calidad de vida ha mejorado considerablemente. Me gusta el silencio nocturno, poder ver las estrellas por las noches, respirar un aire fresco y limpio. Me gusta poder adentrarme en los bosques y andar en las montañas que rodean el pueblo, que en realidad es bastante grande.

¿Has hecho amigos en el pueblo? En general, ¿te has sentido bien recibida?
He conocido a gente abierta y simpática y me he sentido bien recibida. Las amistades profundas, tal y como las entiendo, tardan más tiempo en desarrollarse.

¿Qué echas de menos de la ciudad?
Echo de menos las personas y a veces salir por la noche, pero basta que vaya algún día a Madrid y se me pasa. Me siento muy afortunada cuando vuelvo de la capital y veo las montañas aparecer en el horizonte.

¿Necesitas ir a la ciudad a menudo? 
No necesito ir a menudo, voy 3 o 4 veces al mes.  Suelo ir para quedar con amigos e ir a acupuntura. Gran parte de mi trabajo se puede hacer online y mis clientes provienen de Francia y Suiza. Por lo tanto, a nivel laboral no es una necesidad bajar a Madrid.

¿Tienes coche? ¿Crees que es imprescindible para vivir en un pueblo?
Si tengo coche, lo veo imprescindible.  Para el día a día no lo es, porque puedes ir a cualquier punto del pueblo andando. Pero aunque el pueblo tenga buenas conexiones de autobús, en mi opinión es importante saber conducir y ser autónomo en zonas rurales. Es un comodín para ir a otros pueblos, moverte con facilidad y lo veo importante en caso de emergencias.

Háblame de tu marca, Florenz.
Florenz es una marca de ropa de punto hecha localmente en España con materiales naturales, sobre todo cachemir sostenible y reciclado. La marca ha ido evolucionando y ahora estoy centrada en una línea de jerseys y complementos con diseños atemporales, de calidad lujosa, producida por los mejores talleres  de España y artesanos de Kashmir pero a precio asequible. Estoy convencida de que la calidad junto con un buen diseño, y una producción local, ética, nos aleja de la moda de consumo rápido. Nos hace más conscientes.

En Florenz, producimos localmente y bajo pedido. Trabajamos con una calidad de cachemir de Italia excepcional además de sostenible y que marca la diferencia. Tejemos una calidad de cachemir como la que usan las grandes casas de lujo y que se pueden encontrar en el mercado a precio de oro. Dicho lo cual, yo quiero que mi producto sea asequible y no solo para unos pocos que se lo puedan permitir. Considero que la belleza, la calidad y la sostenibilidad debería ser para todos.  En mi opinión es muy importante hacer productos de gran calidad y con integridad. Solo así podremos cambiar el sistema actual de la moda que es dañino para el planeta, y contaminante.

Por esta razón, mi reto era producir jerseys de cachemir con calidad italiana, hecha localmente y venderlos al precio de los que se hacen en Asia. Por ello, tenemos márgenes ajustados y una distribución directa, sin intermediarios.  Por otra parte, no hacemos ni colecciones ni rebajas.  Vestirse debe ser un acto consciente.

¿Te es más fácil trabajar con tu marca desde el pueblo?
El teletrabajo se ha convertido en la norma estos últimos años. Por lo tanto, mientras haya cobertura de internet, teléfono y servicio a diario de recogida de paquetería tipo UPS/DHL etc es igual de fácil de operar desde aquí que desde Madrid capital. Es más, aquí tenemos más espacio para el stock.

¿Tienes algún problema logístico a la hora de enviar pedidos o cualquier otra cosa?
Ninguno y en mi caso es importante. Tenemos un Punto UPS access point, Mondial Relay, Correos y TNT operando a diario, por lo tanto no hay ningún problema, salvo que acabemos incomunicados por una nevada, el servicio es regular.

 

¿Qué crees que falta en general en los pueblos para que la gente creativa se mude allí? 
Sinergias.

¿Tuviste algún problema con la conexión a Internet? 
Esto depende más del operador de internet que del acceso de internet. Se tiene cobertura hasta en el Sahara hoy en día…

¿Alguna curiosidad que nos quieras contar sobre Miraflores de la Sierra?
Están las fiestas de San Blas, los vecinos se visten con mantones y cencerros. Se les llama «perreros» y celebran el día en el que ahuyentaron a los soldados franceses de Napoleon.

¿Qué echas en falta en el pueblo?
La verdad es que no echo en falta nada. Hay restaurantes y bares para tomar algo, hay una biblioteca grande, una escuela de música. Solo haría falta más proyectos culturales y un cine.

¿Lo mejor y lo peor de vivir en Miraflores de la Sierra?
Lo mejor es el entorno natural que es espectacular, bosques, montañas, vivir más acorde con las estaciones, de manera más lenta. El propio pueblo es muy bonito también.  Lo peor, no sé…Todavía no he llegado a ello. Como comentaba antes quizás hacen falta más proyectos de cultura y de calidad.

https://florenz-cashmere.com